Unidad SSC

Sección de aplicaciones magnéticas Transcraneales:

El procesamiento del dolor  ha sido siempre un tema que ha suscitado gran interés entre la comunidad científica, así como la elaboración de métodos objetivos para la medición del mismo. La investigación relativa al procesamiento cerebral del dolor resulta todavía más relevante si cabe si consideramos la proliferación actual de patologías relacionadas con el mismo, como la fibromialgia (FM).

La Fibromialgia es  una patología cada vez mas frecuente en nuestra sociedad. Según los criterios propuestos por el American College of Rheumatology en 1990, la fibromialgia es una patología frecuente, estimándose una prevalencia del 2,4 % de la población adulta en España, según datos recientes. Habitualmente se presenta en mujeres (80 a 90%), pudiendo incidir en cualquier grupo de edad, siendo el comprendido entre los 30 y 50 años el más frecuente. En los últimos años se ha podido constatar con mayor frecuencia en niños o en adolescentes, siendo los resultados para niños del 3,9% y del 8,8% en niñas, y en ambos sexos del 6,2% (Buskila).

Entre un 10 y un 20% de la población general sufre dolor crónico generalizado y la FM es considerada como la causa más frecuente de dolor musculo esquelético crónico, teniendo una prevalencia aproximada del 1-2% en la población general, 2,1-5,7% en la consulta ambulatoria y hasta un 20% en la consulta reumatológica.

La prevalencia aumenta con la edad, llegando a ser de 66 un 7% en mujeres entre los 60 y 79 años, mientras que en niños la prevalencia estimada es de un 1,2 a 6,2%. Existe una afectación predominante del sexo femenino, siendo del 3,4% en mujeres frente al 0,5% en hombres. Los sujetos afectados son, por tanto, mujeres de mediana edad siendo rara su aparición por primera vez después de los 75 años (American College of Rheumatology, 2003)

Los síntomas principales de la enfermedad son dolores generalizados, presentes más intensamente en una serie de puntos denominados “tender points”. La fibromialgia es un trastorno relativamente común que se caracteriza por dolor muscular generalizado, rigidez, cefaleas, alteraciones del sueño y diferentes trastornos cognitivos y del estado de animo. Esta patología generalmente se presenta unida a una variedad de condiciones de comorbilidad, síndrome de colon irritable (Shaver, 2004), síndrome de Raynaud, cefaleas tensionales, síndrome de piernas inquietas, síndrome de la articulación temporomandibular, trastorno de pánico, y depresión mayor (Hudson, Goldenberg, el Papa, Keck, y Schlesinger, 1992).

Hoy en día  podemos saber que el origen de la fibromialgia radica en alteraciones de las respuestas centrales de procesamiento de la señal de dolor de manera que se perciben como dolorosos estímulos que normalmente no lo son. Algunas investigaciones  indican que estos desequilibrios son consecuencia de la existencia de anomalías en las vías de modulación del dolor. Varios estudios realizados mediante técnicas de imagen de resonancia magnética funcional (fMRI) advierten anomalías en el sistema nervioso central de los pacientes así como cambios en la estructura cerebral de las áreas involucradas en el procesamiento del dolor según nuestros trabajos (Increased brain responses during subjectively-matched mechanical pain stimulation in fibromyalgia patients as evidenced by MEG.
Clinical Neurophysiology 2012).